Facebook 

LA CRUZ NO FUE LA META DE JESÚS, FUE LA CONSECUENCIA DE SU AMOR

El sufrimiento, la pasión y la muerte ignominiosa en la cruz fueron una consecuencia de la acción profética de Jesús. La muerte en la cruz fue consecuencia lógica de que las acciones de Jesús no agradaron ni a sus familiares, ni a los poderosos de Jerusalén. Herodes pretendió matarlo porque era un peligro para su gobierno (Lc 13,31). Los fariseos y los sacerdotes, maestros todos conocedores de la ley, sentían que su hegemonía se desmoronaba por la forma como Jesús interpretaba y vivía la ley desde el amor.

No fueron solo sus adversarios los que se opusieron a Jesús; aún entre sus discípulos cercanos y sus parientes hubo decepción, distanciamiento e incomprensión. Muchos confesaban que Jesús era el mesías pero no podía aceptar el camino que Jesús escogió. El Maestro escogió el camino del amor, del servicio, de la entrega y la renuncia. No escogió el camino de la riqueza y bienes materiales, ni el sendero del prestigio, gloria y honor, ni la vía del poder o dominio.

Quizá los humildes comprendieron a Jesús, pero él mismo constató que “Ningún profeta es bien recibido en su patria” (Lc 4,24). Se dice que las multitudes buscaban a Jesús, pero Él mismo afirmaba que lo buscaban porque les dio de comer; hasta lo quisieron hacer rey. La vida de Jesús se convirtió en una tensión y contradicción. Él mismo sabía que para sus enemigos era un estorbo, y si seguía su predicación y sus acciones de amor provocaría, tarde o temprano, un conflicto.

Pero Jesús no buscó la cruz como algo necesario para agradar a su Padre, ni buscó el dolor y el sufrimiento como si fueran una varita mágica para redimirnos. Aceptó el dolor, el sufrimiento, la humillación como consecuencia de su amor al Padre y a la gente; aceptó el morir en la cruz porque su forma de vida, sus palabras, sus milagros, su libertad de expresión, su actitud de rechazo a la hipocresía exasperaron a los poderosos, engendraron envidia y odio y buscaron su muerte. Lo que agradó a Dios no fue el tormento a que sometieron a Jesús tratándolo como un criminal. Lo que agradó a Dios fue su obediencia incondicional. Lo que agradó al Padre fue la fe de Jesús, su entrega denodada a la gente, su gusto por servir a los más pobres, a los necesitados, a los indigentes.

Lo que agradó al Padre fue el que Jesús no haya escogido el camino de los bienes materiales, ni el sendero de la gloria y el honor mundano o el sendero del dominio y la fama. Lo que agradó al Padre fue que Jesús lo haya constituido como el valor supremo de su existencia y que haya visto el amor al prójimo como el camino para glorificarlo.

Yo me pregunto ¿Por qué los cristianos no hacemos del ideal de Jesús nuestro camino? ¿Por qué no nos acercamos a los evangelios para conocer el modo de proceder de Jesús? ¿Por qué en el viernes santo, a veces cargamos una cruz descomunal por nuestros pecados y seguimos odiando al prójimo?

---

Pbro. Porfirio F. Ortiz Osorio

Read 4062 times
Redacción

Email This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Login to post comments
 DATOS IMPORTANTES
 
 
Derechos Reservados
Diócesis de Huajuapan 2020

Información

Dirección:
 
Matamoros # 6, Col Centro
Huajuapan de León Oaxaca
Tel: 53 2 07 25
Correo:
formacioncatolicasanjose@hotmail.com
Horario de atención:
09:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 hrs
 
Responsable:
 
Lic. Angeles Márquez Urbano
11221101
Visitas HOY
Visitas AYER
Visitas ESTA SEMANA
Visitas SEMANA PASADA
Visitas ESTE MES
Visitas MES PASADO
VISITAS TOTALES
14188
23909
122528
10505697
60198
627154
11221101

Your IP: 35.168.111.204
2020-07-03 13:50

FOTOS

Template Settings

Theme Colors

Cyan Red Green Oranges Teal

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…